Tejada con nieve

Tejada es un pueblo de Sierra. Su nombre deriva de “taliata” que significa “lugar cortado”, quizás significando la orografía. Actualmente posee uno de los caseríos mejor conservados de la zona, alguno de ellos especialmente hermoso. Aunque en invierno apenas viven quince personas, en verano es lugar de veraneo y de reencuentro de los hijos del pueblo.

En el centro del pueblo se encuentra la iglesia parroquial, dedicada a S. Miguel, es una pequeña joya. Destaca su imponente torre. En su interior, la hermosura y proporción, cautiva al visitante. Se trata de una obra levantada en el s. XVI en bóveda de crucería. También es curiosa la visita de la casa de recaudación, lugar donde se pagaban los diezmos y las primicias a favor de la iglesia. Más que por su arquitectura, por el símbolo que supone (se encuentra en el camino de entrada al pueblo, a la derecha).

Es interesante el caserío, la mayoría en piedra, bien construido. Especialmente interesante es una casa situada detrás de la iglesia, al estilo típico castellano. Un vecino del pueblo, amante de la naturaleza y de los fósiles, tiene un pequeño museo, en un viejo corral de arquitectura popular, con los aperos de labranza antiguos y con una rica colección de fósiles encontrados en los alrededores.

En Tejada se puede ver también el potro para herrar a los animales, que se encuentra muy deteriorado pero que permanece como símbolo de la vida de nuestros mayores. Símbolo de la arquitectura popular es, junto a la fuente con manivela, el lavadero, que se encuentra a unos dos kilómetros del pueblo. Hay que tomar el camino que lleva al cementerio, al final del pueblo a la derecha, y una vez pasado este tomar un camino a la derecha. Si se cruza un pinar se llega hasta la “cabaña del vaquero” (lugar donde se quedaban a dormir los pastores) desde el que se observa la peña y no es difícil encontrar venados y jabalíes.

Se puede visitar el Centro de Visitantes Geología y Fósiles de Tejada »

Desde Tejada se pueden hacer fácilmente dos rutas de senderismo. La primera consiste en subir a la Peña La Valdosa (1.412 metros), la enorme peña que se levanta sobre Tejada. La panorámica es impresionante desde lo alto, además de la abundancia de aves rapaces. Existe un camino que, con poca dificultad, te va subiendo hasta arriba. Para ello hay que seguir un poco la carretera hasta Ciruelos y tomar un camino a la izquierda. La segunda consiste en seguir el valle hasta lo que se conoce como Arroyo Molino (al final del pueblo, el camino de la izquierda). Por un hermoso paraje, se accede a un arroyo que posee vestigios de una antiguo acueducto romano labrado en la roca.

Fiestas y tradiciones

S. Miguel: en la primera quincena de Agosto.
Fiesta de Ntra. Sra. de la Vega: Domingo de Pentecostés: Se hace una interesante romería en la ermita de la Parada, situada en pleno monte, rodeada de encinas y enebros.

 

 

 

Web del Ayuntamiento »