Puente Romano de Tordómar
Puente Romano de Tordómar

A 10 kilómetros de Lerma se encuentra la Villa de Tordómar, en la Ribera del Arlanza. El puente romano sobre el río Arlanza es, sin duda, una de las mayores señas de identidad de Tordómar junto con los restos de una de las dos calzadas romanas que tuvo esta localidad; la que unía Clunia con Cantabria.

Preside el pueblo desde lo alto, la iglesia parroquial de Santa Cruz, siendo su campanario visible desde cualquier punto del municipio. La monumentalidad del edificio es signo de la importancia que tuvo esta villa no sólo en tiempo romanos sino en los siglos sucesivos. En el interior, destaca el retablo churrigueresco y la capilla de la familia Carrillo, una de las más importantes de la Edad Media.

Tordómar es un lugar donde pasear, rememorar y disfrutar de un buen vino.

 

 

 

Web del Ayuntamiento »