Villoviado

Villoviado (que significa villa de Viato) es un pueblo muy pequeño: normalmente habitan unas quince personas. Su fama se debe a que en este pueblo nació y vivió el famoso Cura Merino, importante guerrillero de la Independencia.

Acto de homenaje ante la casa del Cura Merino en Villaviado. - Foto: Luis. Diario de Burgos.
Acto de homenaje ante la casa del Cura Merino en Villaviado. – Foto: Luis. Diario de Burgos.

Antes de llegar al pueblo nos encontramos con tierras sembradas de espliego, de donde se saca la colonia. Son especialmente hermosas cuando se encuentran en flor, en el periodo veraniego. A la entrada del pueblo, precisamente, encontramos una pequeña industria para destilar y producir Lavanda. Si la visita se hace en época de recogida (finales de agosto) es muy interesante verla funcionar.

En el centro de la plaza existe la típica fuente de pueblo. También en la plaza se levanta la Casa del Cura Merino: hermosa casa solariega en piedra, decorada con una pequeña inscripción que recuerda a su augusto morador.

La iglesia es sencilla pero hermosa. Fue reformada también por el Cura Merino. Se levanta en un pequeño cerro y posee una pila bautismal románica. Está dedicada a S. Vitores, santo burgalés que murió decapitado. Al lado de la iglesia se conserva una vieja morera, digna de admiración. Según la tradición, la morera es el símbolo de la sangre derramada por S. Vitores. Desde el pequeño altozano de la iglesia se pueden ver alguna de las viejas chimeneas castellanas, así como alguno de los palomares que se levantaban por estas tierras.

Desde Villoviado se puede hacer alguna pequeña incursión en el monte cercano. Es fácil encontrarnos con venados y jabalíes, sobre todo a últimas hora del día o al amanecer. Cualquiera de los vecinos os puede decir los caminos mejores.

Fiestas y tradiciones

S. Vitores: se celebra el domingo más próximo al 26 de Agosto.
S. Silverio: se celebra el sábado siguiente al 20 de junio.

 

 

Web del Ayuntamiento »